Canal RSS

Galletas de avena

Estas galletas no llevan huevo, ni harina, ni lácteos, no tienen grasas, son ideales para todos y especialmente para quienes padecen algún tipo de intolerancia alimentaria, incluso son estupendas para quienes quieren controlar la dieta y el aporte energético que consumen, pudiendo disfrutar de unas deliciosas galletas sin remordimientos. Y si tu bebe ya ha empezado a tomar alimentos con gluten y fruta, se convierten en un bocado perfecto para ellos.

Ingredientes

100 gramos de copos de avena,
200 gramos de compota de manzana casera.

Elaboración

La compota de manzana casera es muy sencilla de preparar: la fruta se cuece a fuego lento hasta que esté muy tierna, después se tritura y si se desea más espesa, se pone de nuevo a cocer a baja temperatura para que vaya evaporando agua (se puede llegar a hacer tan densa como esta mantequilla, pero no es necesario). En este caso mejor que queden con juguillo.

Unas manzanas dulces pueden ayudarnos a evitar tener que añadir endulzante a la elaboración de estas galletas, pero siempre podéis ajustar el punto de dulzor a vuestro gusto, sea con azúcar, miel o edulcorante. Recordad que si las vais a hacer para bebes, no se recomienda poner ningún tipo de edulcorante ni azucar.

La elaboración de las galletas es así de sencilla: pon en un cuenco los copos de avena y la compota, mezcla bien y cubre el recipiente, déjalo en el frigorífico para que repose y la avena se ablande. Puedes hacerlo unas horas antes, a mi me gusta dejar la mezcla reposar toda la noche para hornearlas por la mañana.

Cuando la masa, que será como una pasta, este lista, precalienta el horno con calor arriba y abajo a 200º C. Toma porciones de la masa con una cuchara y ve depositándolas en la bandeja del horno cubierta con teflón o papel vegetal. Con la base de la cuchara, aplástala formando una capa fina y procurando que queden redondas, aunque la forma es lo de menos. También se podrían hacer gorditas, el resultado son unas galletas blandas.

Hornea las galletas de avena y manzana durante 20 o 30 minutos, según el grosor que les hayas dado, y después ponlas a enfriar sobre una rejilla. Quedarán ligeramente crujientes por fuera, pero son unas galletas tiernas. Una buena base de galletas caseras y saludables, que nos da pie a hacer algunas variantes, como incorporar extracto de vainilla, piel de cítricos rallada, unos frutos secos, chocolate… Y si a tu bebe le han gustado, puedes probar a hacerlas de zanahoria, patata o plátano.

20151104-212023.jpg

20151104-212049.jpg

Anuncios

Acerca de Al punto de Nieves

Aficionada y enamorada de la cocina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: